Cómo elegir un buen empleado II : La entrevista

Siguiendo a lo anterior, si ya hemos cumplido con la primera fase en la que haremos una selección de todos los currículos que nos lleguen por las distintas vías de comunicación, entonces, ya estaremos listos para proseguir con nuestro proceso de elegir al mejor candidato o candidata con una entrevista.

elegir un buen empleado

El siguiente paso será conocer físicamente a aquellos que nos han interesado por distintas razones. En este momento del procedimiento tenemos varias opciones. La primera consiste en probar las habilidades del candidato poniéndole algunas pruebas o tareas que tendrá que llevar a cabo en su trabajo.

La segunda opción es hacerle un test de personalidad que consistirá en preguntas relacionadas sobre cómo reaccionaría si estuviese en una serie de situaciones que se pueden dar en el día a día del funcionamiento de la empresa. Esta prueba puede ser una de las maneras de comprobar la franqueza de las respuestas en la entrevista y viceversa.

La entrevista

Una postura, una manera de sentarse, el modo en que se gesticula, la expresión de la cara cuando se pregunta algo que incomoda o que gusta mucho, la posición de las manos… son signos evidentes de la verdadera personalidad del individuo que se nos presenta delante. Deberemos ser muy observadores, no solamente en lo que dice y en cómo lo dice, sino en su expresión no verbal.

Además nos fijaremos en aspectos fundamentales para ejercer el trabajo de la mejor manera. Si el trabajo requiere que la persona deba hablar mucho en público, entonces, necesitaremos contratar a alguien que tenga cierta soltura en el lenguaje, que sea extrovertida, que comunique y llegue bien a las personas a las que se dirige…

Otras de los aspectos importantes que se pueden mostrar en la entrevista es la motivación por conseguir ese puesto de trabajo. Cuando alguien está especialmente motivado, hace todo lo posible por conseguir aquello que desea y eso se nota, se percibe, porque la persona irradia una especia de luz propia que inunda la sala.

Intuición y acierto

En este punto del proceso, es inevitable que exista un punto de intuición, de expectativas sobre la persona que tenemos delante, y utilizando este sistema a veces acertaremos y otras veces cometeremos un error de los grandes. Por eso, en ciertas ocasiones deberemos acudir a profesionales que nos echen una mano en esta tarea. El Grupo Castilla por ejemplo cuenta con personal cualificado que puede aconsejarnos en cuestiones de recursos humanos.

Si piensas que dejarte llevar por esa corazonada es la decisión más acertada, entonces tendrás que tener en cuenta que existe un riesgo real de no acierto. Pero es como todo, puedes acertar o no, eso sólo el futuro puede saberlo.

Información clara y precisa

Es importante que igual que nosotros debemos tener claro qué es lo que buscamos en un candidato, la persona que se presenta al concurso también debe conocer exactamente las condiciones que se ofrecen, cómo es el trabajo, en qué consiste…porque quizás a la persona que tenemos en frente no le interese nuestra oferta. Además el que las dos partes tengan las ideas claras, evita que haya malentendidos y confusiones de todo tipo.

Descubrir qué ha hecho antes

Aunque no es determinante porque las personas no siempre actúan igual, es aconsejable que investiguemos sobre cómo se ha comportado en otras empresas, que causas le han llevado a que no tenga trabajo, si ha sido una persona conflictiva o no, si ha cometido alguna falta grave en un quehacer en otras empresas…

Es verdad que no debería importarnos que ha hecho antes, pero si que nos puede aportar información adicional. Que una persona haya cometido un error en un momento concreto y por circunstancias especiales, no quiere decir que lo haga también en nuestra empresa. Si la trayectoria del candidato ha sido buena en general, no podemos juzgarle por no ser tan eficaz en un trabajo en concreto porque no conocemos en qué circunstancias se han dado.

Algunas empresas incluso usan las redes sociales para conocer la vida diaria de sus candidatos. Se dice que no es conveniente participar en este tipo de redes porque acceden a información demasiado valiosa y a veces incluso que puede perjudicar a la imagen de la misma. Otros, sin embargo, creen que es una manera de que te vean y lo ven como algo muy positivo.

Para finalizar

La entrevista con los candidatos puede ser el punto en el que se decida a quién cogemos en el puesto. Pero a veces tenemos dudas entre dos personas o tres a lo sumo y queremos descartar definitivamente a todos menos a uno. Si estamos en esta situación, lo mejor es hacerles una prueba técnica y ver cómo se desenvuelve cada uno.

Esta será la última prueba que realizaremos antes de quedarnos con el que verdaderamente nos interesa. Que acertemos o no, es otra historia, por lo menos hemos hecho todo lo posible por tener el mejor equipo.

Share Button

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *